Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Un cambio en el horizonte: ¿son realmente inminentes los escenarios climáticos extremos?

En la actualidad, la preocupación por el cambio climático se ha convertido en un tema central en discusiones a nivel mundial. Diversas fuentes, desde informes de organismos prestigiosos hasta análisis de riesgos climáticos en empresas, han advertido sobre escenarios climáticos extremos que podríamos enfrentar si no actuamos con urgencia. Pero, ¿qué tan ciertos son estos pronósticos?

En este artículo y el vídeo que lo acompaña, analizaremos datos recientes que indican un cambio ligeramente positivo en la tendencia climática en comparación con predicciones anteriores.

El desafío de los escenarios climáticos IPCC

En conversaciones cotidianas y en informes, a menudo se hace referencia a un escenario climático aterrador: un aumento de cuatro a seis grados Celsius en la temperatura global. Este es conocido como el escenario “business as usual” o el “si no hacemos nada”.

En 1988 nace el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) con el propósito de fomentar evaluaciones exhaustivas acerca del estado del saber científico, tecnológico y socioeconómico en relación al cambio climático, abordando sus orígenes, potenciales impactos y las estrategias para hacerle frente.

Desde entonces, el IPCC ha producido cinco detallados informes de evaluación, cada uno de ellos compuesto por varios volúmenes y en la actualidad, se encuentra inmerso en su sexto ciclo de evaluación.

En el marco de dichos informes, este grupo de expertos han previsto numerosos escenarios climáticos, clasificándolos en diferentes categorías. El más temido de todos es el escenario RCP 8.5, que conduce a un aumento de temperatura de hasta seis grados. Sin embargo, ¿estamos realmente siguiendo este camino?

Para evaluar si nos dirigimos hacia el RCP 8.5, es esencial examinar los datos. El siguiente diagrama muestra la comparación de varios escenarios climáticos IPCC, destacando que el RCP 8.5 conlleva las mayores emisiones y temperaturas. Asimismo, se presentan las emisiones históricas en negro, lo que revela una sorprendente tendencia.

El diagrama muestra que, durante un tiempo, las emisiones históricas se alinearon con el escenario RCP 8.5. No obstante, en un punto específico, las emisiones comenzaron a divergir, acercándose más al escenario RCP 4.5.

Esta desviación tiene implicaciones significativas en las estrategias de empresas y sus análisis de riesgos climáticos. Las empresas deben adaptar sus análisis de riesgos climáticos tanto en términos de riesgos físicos como de transición. La monitorización de eventos climáticos es esencial para ajustar sus planes de acción y hojas de ruta en tiempo real.

Un rayo de esperanza

Si bien el cambio climático sigue siendo un desafío crítico, los datos recientes nos muestran un rayo de esperanza. No estamos necesariamente encaminados hacia el escenario climático más catastrófico que se predijo en el pasado. Esto resalta la importancia de la acción colectiva y de las decisiones que tomemos en la actualidad. Sigamos monitorizando, adaptando nuestras estrategias y trabajando juntos para un futuro más sostenible.